sobreMi

Como en las mejores historias, todo comenzó viajando. Durante 2010 me dediqué a recorrer América Latina, a empaparme de sus gentes y su artesanía. Muchos países y personas me influyeron profundamente, pero fue en Otavalo, Ecuador, donde conocí a Jaume, joyero valenciano que me habló de Menorca. En 2011 me instalé en la isla y lo demás me ha venido rodado.

Me titulé como joyero en la Escuela de Arte de Mahón con el maestro Pablo Pineda, siendo mis prácticas con la joyera alemana Anja Sánchez en el norte de Europa. También me titulé como engastador de piedras en la Academia Europea de Joyería de la ciudad de Ahlen en Alemania, con el maestro engastador Ruhi Okyay. Además tengo diferentes cursos de granulado, de moldes y Kum Boo con Carles Codina profesor de la escuela de joyería de la Massana en Barcelona, también de trabajo con ceras y  fundición de objetos, con Sonia Gilabert en Menorca; y de baños electrolíticos con Gaston Rois en la escuela lalabeyu de Madrid.

Siempre es difícil definirse, en mi caso un poco más, ya que mis referencias son eclécticas y baso mi trabajo en dos conceptos no necesariamente contrarios como son lo orgánico y lo geométrico. Estoy profundamente influenciado por el lugar donde vivo, Menorca, un paraíso en el mar mediterráneo. Soy de los que piensan que muchas veces el diseño va marcado por la técnica y que crear es la necesidad de expresar.

Me encanta mi trabajo. Hace 7000 años ya se usaba joyería.  La palabra “Joya” viene de la palabra latina “jocale” que quiere decir, literalmente, “juguete”.  Cada joya es única y está hecha para la eternidad. Habla de la persona que la lleva, trasmite y cuenta una historia; por lo que una joya es identificativa. La joya forma parte de la persona, mas que un producto es una extensión de su personalidad, de su vida, de los lugares que ha visitado, de lo que sueña, de su gusto, su estética y sus emociones. Como todo arte, es una forma de expresar y transmitir emociones. A mi me entusiasman las personas, entender el por qué de cómo somos, de dónde venimos y a lo que pertenecemos; lo que queremos y sobretodo, lo que nos mueve. Mi función como joyero es condensar esta información en un objeto, un talismán, un juguete para adultos, una joya particular que pueda acompañar y permita celebrar los momentos especiales de la vida.

Carrito de compra